¿Qué persona actualmente no sube una selfie a Instagram, al menos una vez cada tanto? ¿Y más aún si nos terminamos de maquillar para salir o para arrancar nuestra jornada y queremos compartir lo bien que nos quedó la cara?

Aunque te veas genial frente al espejo, puede ser que cometas algunos errores básicos que te hagan ver peor. Chequealos y lográ la selfie perfecta:

  1. Usar mucho polvo: sobrematificar tu cara puede ser una de las peores cosas que le podés hacer a tu piel, porque la deja totalmente lisa y dura. La onda es parecer natural, así que aplicá polvo sólo en los puntos clave como la mitad de la frente, abajo de los ojos, en la barbilla y en los costados de la nariz. Hacelo con un pincel chico.
  2. Endurecer demasiado tu mirada: las cejas excesivamente opacas y esculpidas parecen sorprendentes en algunas cuenta de Instagram, pero la idea es que uses la técnica “marabú” para no parecer sobrecargada. Usá una máscara de pestañas para las cejas para crear profundidad y dimensión, y rellená cada espacio vacío con un lápiz. Siempre con moderación.
  3. Aplicar mucho brillo en la cara: así como no te tenés que pasar con los tonos mate, tampoco utilices demasiado iluminador y polvos resaltadores en cualquier lugar de tu cara. Asegurate de aplicarlos en lugares estratégicos como en la parte de arriba de las mejillas, en el arco de cupido, esa  v en tus labios, y el conducto lagrimal inferior. Evitá siempre el centro de las mejillas y la frente.
  4. No prestarle atención a tus pestañas: las que son cortas y rectas pueden dar un aspecto cansado. La clave es usar un rizador de pestañas por más de 30 segundos, ¡sí que hacés la diferencia! Después, usá una máscara de pestañas negra. Sólo usá a prueba de agua cuando lo necesites, porque sino, se debilitan.

Write A Comment