Uno de los puntos claves al visitar la Ciudad de México es la casa de Frida Khalo. Es concurrida por cientos de turistas día a día y es conveniente comprar las entradas por internet para evitar la espera.

Está ubicada en el barrio de Coyoacán, uno de los más antiguos de la capital azteca. Para ir desde el centro puede ser medio complicado, nosotros tomamos un colectivo (o metrobus), que buscamos por Google Maps, app infaltable a la hora de recorrer ciudades.

Para entrar hay que pagar 200 pesos mexicanos en la semana y si querés usar la cámara de fotos, agregar 60 pesos más. Personalmente no fue el museo que más me deslumbró, aunque recomiendo visitarlo. Sin dudas es el más caro de toda la ciudad.

Tuvimos la suerte de que además de la muestra permanente, había una exhibición temporal con algunos de los objetos de la artista como los vestidos, adornos que usaba para su pelo y cosméticos.

Si viste la película protagonizada por Salma Hayek, seguro te enamoraste de las prendas que usaba. Me volvió a pasar cuando las ví en vivo: vestidos y camisas de algodón llenas de bordados en el pecho de colores.

Además, había esmaltes de uñas y labiales rojos y importantes tocados y hebillas que usaba para decorar su cabeza y así, hacer que toda la atención de los demás no se posara en sus piernas.

Write A Comment